I

miles se abultando
en esta piel que es suya
suya de su aguija y muere
quizás en este pliegue zas
bajo la alfombra
y yo su eucaristía en
noches encendido no movi
ble y venid de punto en rabia

 

NO QUISISTE DESCANSAR SOBRE

LA PLAGA ES NORMAL PENSE QUE NADIE

QUIERE SER FAQUIR DE MIL INSECTOS

PERO AHORA DE QUE CUERPO RECUPERO

LA SANGRE QUE LES HINCHA