VIII

el dolor que una vez de no
tener otro dolor que nunca
   dio de nervios     serme extraño
con la escasez y sucederlo
querer crear la sílaba
de labios     dormidos     lamiendo
de lenguas sobre sucios temporales
por materia recorriéndola grisácea
pellizco de un motor que lubricase
segundos demasiados indolente
  

 IBAN CAYENDO CON LA REDONDEZ CAPAZ DE

SUSPENDERLAS NO HUMEDECIERON NADA A SU

PASO CAYERON SIN RITMO RODARON SIN EROSIONAR

UN CUERPO SOLO QUEDO AL SECARSE LA SAL MAS

SUAVE EN LA BOCA DEL OTRO CON UN MIEDO DESCONOCIDO

QUISE NOTAR LA TIBIEZA QUE HINCHABA MI SIEN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s